JAMES LULL
Ponencia: CULTURA EN DEMANDA

(Media Education Seminar, Chilean National Television Council and Diego Portales University, Santiago, Chile, 2009)

Hace unos días leí en El Mercurio un artículo de la sección de Ciencia y Tecnología que dice “un nuevo desafío enfrenta a los padres: enseñarles a sus hijos a ver televisión”. ¿Un nuevo desafío?, ¿es nuevo?. No, es clásico y es un problema grande. En el artículo repiten una lista de problemas sociales comunes con respecto al tema de hoy: cómo controlar las experiencias culturales de los niños en general, de mirar televisión en particular, con atención especial a cuestiones de violencia, sexo, comportamientos antisociales.

Tenemos una historia vieja con esta lista de problemas. Me parece que hay dos soluciones obvias. La primera solución es control, un tipo de control, regulación por lo menos de las fuentes, pero este problema y esta solución tienen sus dificultades: la censura, porque siempre tenemos problemas en decidir qué punto es censura. La segunda solución es control en la recepción.

Como dice el artículo, control de la familia, del trabajo cultural de los padres con sus niños. Y hay algunas tentativas para hacerlo, por ejemplo Guillermo Orozco Gómez, mexicano, tenía un plan para las familias mexicanas sobre cómo controlar las experiencias televisivas de sus niños ¡Qué desafío! En México, en Chile, en los Estados Unidos, en cualquier lugar. Es una crítica clásica con soluciones muy difíciles y desafíos constantes. Teóricamente esta crítica tiene resonancia con la perspectiva de los efectos correctos: dominados, dominantes, fuentes, receptores, entre otros.

Buscamos soluciones, ustedes entienden los problemas mejor que yo. Se pueden discutir soluciones posibles, pero mi papel es diferente. Tengo una perspectiva un poquito diferente. No estoy diciendo que estoy abandonando la clásica crítica, pero espero poder abrir puntos de vista a través de mis investigaciones y mis libros; una perspectiva diferente que coincide con los tiempos y las realidades de hoy. Soy optimista con conciencia, un optimista informado.

Mi perspectiva radica en mis experiencias como periodista, investigador y profesor. No hablo por ejemplo de televidentes, hablo de participantes culturales. No hablo de victimas o pasivos, hablo de activos actores culturales. Creo en la globalización de buenas ideas también, no sólo en la globalización de ideas negativas. Ese es el marco teórico de mi presentación.

Unos conceptos claves. Primero: hablo de necesidades expresivas humanas. Es decir, es absolutamente necesario para nosotros como seres humanos expresarnos. Expresar es la transformación de pensamientos, sentimientos y representaciones físicas y simbólicas articuladas e interpretadas por procesos de comunicación humana.

Segundo: el individualismo. No es solamente un efecto del neoliberalismo, pero parte de la evolución humana es la importancia del individuo. En todos los procesos de comunicación contemporáneos tenemos muchas evidencias sobre individualismo.

Tercero: creatividad simbólica. La posibilidad de que cada persona pueda usar los recursos simbólicos disponibles para crear mensajes, impresiones, información, experiencias culturales. Naturalmente esto ocurre por nuestra capacidad de usar los productos de manera muy creativa. Y un producto es la hibridización de la escena cultural en muchos aspectos: el proceso de producción cultural personal, la manipulación o el uso de los recursos simbólicos por parte de la persona. El individuo, como un programador no completamente diferente de los programadores de las estaciones de televisión o radio, crea productos y programa para sus objetivos culturales personales.

Existe como producto de este proceso la súper cultura personal, o las “súper culturas personales”, porque es importante dar énfasis a lo plural, porque tiene que ver con que cada persona tiene su propia súper cultura.

Voy a presentar una discusión de un empujón (push) y tirón (pull) de cultura. ¿Cómo es posible abrir el discurso así? Lo hago porque hay mucha indeterminación en el sistema comunicacional, el sistema televisivo, el sistema de comunicación en general. Primero, las instituciones más cerradas en realidad tienen diversidad, mensajes complejos, personajes dentro del sistema que tienen opiniones y actitudes diferentes y se pueden expresar.

La tecnología no es manejable finalmente, no es manejable por nadie. Existe una explosión de tecnología, y con cada etapa del desarrollo de la tecnología tenemos menos control, y los mensajes siempre, desde el principio, son polisémicos, tienen muchas interpretaciones posibles. Entonces el sistema es naturalmente abierto en todos los aspectos, más complejidad, más aperturas. Audiencias, programadores, receptores, no podemos hablar solamente de audiencias. En mi opinión el término audiencia es un término del pasado, porque como miembros de las audiencias estamos muy involucrados en crear significado, y también participar en la creación de las representaciones.

Entonces qué tenemos: participantes, creadores, productores y consumidores. Todos los papeles son interpretados por cada persona y están en movimiento constante. Estamos participando, creando, produciendo y consumiendo de una manera muy orgánica y constante.

La autoexpresión es algo muy importante hoy en día. Una campaña de Smartcom en Chile hace unos años, hacía alusión a la libre expresión, pero la libre expresión nunca es completamente libre, porque hay contextos en los que vivimos. Sin embargo esta campaña, esta idea, radica no solamente en el marketing de la compañía, también en la vida cotidiana de la gente común y corriente. Es una reflexión, no solamente una tentativa de promover una oportunidad de dinero.

He trabajado mucho en China durante los ochenta estudiando el efecto del sistema televisivo nuevo, en ese entonces, en la vida cotidiana de las personas. Esta foto para mí representa algo muy importante: el sistema nacional marcado por el terror de las responsabilidades públicas de la gente; y abajo una mujer, con su ambición personal vendiendo un snack. Son los dos lados, tenemos el sistema y la persona: las intenciones oficiales del gobierno representadas con poder, y las acciones de la gente como individuos. Creatividad simbólica. Aquí tenemos a una persona usando una cámara personal para crear algo bonito para ellos. Este acto de expresión humana, de creatividad simbólica representa el fenómeno de ser participante cultural, con tecnología personal de esta época. Y para mí es muy importante extender la imaginación de la persona, a través de la tecnología, que es parte de la evolución humana.

Poder simbólico no solamente significa la creación de imágenes y experiencias personales, también significa la transformación de formas dadas a nosotros, por ejemplo, los mensajes de la Iglesia, del Gobierno, de nuestros padres, de las escuelas, todo. Estamos en una relación muy distinta y dinámica con el mundo simbólico actual. Parte de la ideología cultural de Chile y de muchos países en América Latina es la religión, como un sistema de ideas comunicado por muchos medios, incluyendo estatuas de Jesucristo. Esta es una estatua convertida no solamente para representar el poder de Jesús, también la de un médico, Jorge Gregorio Hernández, de Venezuela, un médico muy famoso entre los habitantes de los sectores rurales de Colombia y Venezuela. Es una combinación de fuerzas para la gente allá.

En México hay otro fenómeno cambiando el significado de las representaciones simbólicas de la Iglesia para llegar mejor a la gente que vive en condiciones particulares, en este caso, los pobres en las zonas urbanas de Ciudad de México. Es la santa muerte, porque en la muerte finalmente somos iguales. Forma parte de una ideología de los pobres usando los recursos simbólicos de la Iglesia Católica para crear otro mundo, otro sistema. Rituales, mitos, rezos, días especiales, ropa especial, rosarios, ¡y la gente va!

He estado estudiando este fenómeno desde hace dos años. Es impresionante el número de personas, miles de personas pobres buscando esperanza, no por la Iglesia Católica pero por la Santa Muerte; usando muchas de las cosas familiares de la Iglesia pero cambiando el significado de la Iglesia para sus propios motivos, y la gente va… Es triste, pero al mismo tiempo no es triste, tiene que ver con la esperanza, la creatividad, buscar alternativas, la imaginación. Entonces estamos mirando unas combinaciones de fuerzas. Aquí en Bahía Brasil (fotografía), la combinación de las santas, las santas negras abajo, y el satélite arriba; local y global, la historia de Brasil y las imágenes más contemporáneas de afuera.

Las industrias, por ejemplo, la radio en Inglaterra, fusión de música como forma de creatividad simbólica. La música está siempre cambiando, usando recursos del pasado para inventar géneros del futuro, incluyendo la fusión de tipos diferentes de música popular en Inglaterra.

La tecnología personal es crucial en el desarrollo del poder simbólico. Cuando hablo de poder simbólico estoy hablando de la capacidad de las personas, como nosotros, de usar formas simbólicas para intervenir e influir eventos y procesos culturales, políticos, y lógicos a niveles desde lo individual a lo global. Más recursos, más tecnología, más poder simbólico, más estimulación de la imaginación.

Barack Obama… finalmente. Él es un fans de la tecnología. Es el primer presidente negro de Estados Unidos. Obama entiende la importancia de la tecnología para comunicar y mantener relaciones, conectar, estimular, crear dinero, esperanza y todo. Él representa un cambio grande. No solamente en la política, sino también en la manera de comunicar, que es básica en la evolución humana, usando la palabra, la voz, el cuerpo, el estilo, la retórica, la capacidad de hablar bien en público, la capacidad de conectar, de crear confianza, no solamente en los Estados Unidos, sino que en Chile, en Europa, en muchos países y parte del mundo.

Y más claro aún: Youtube, Twitter, Facebook, muchos de los medios sociales importantes, no solamente como compañías individuales, contemplan la integración del uso de todos los recursos tecnológicos nuevos y los medios viejos también, para representar qué está pasando en este mundo, para aumentar la conciencia de la gente, para decidir y tomar decisiones, para crear una sabiduría global.

Esa es mi esperanza. Tenemos un ejemplo reciente de esta mujer que murió en manos de la policía de Irán, buscando libertad, humanidad y paz, y su imagen está circulando por todo el mundo como forma simbólica útil para las personas, para dar sus puntos de vista políticos, y crear conciencia de este problema y las posibilidades de cambiar el futuro.

En casos menos peligrosos y menos serios, tenemos por ejemplo el uso de la tecnología en nuestras vidas cotidianas, podemos por ejemplo, disfrutar música según nuestros intereses personales, los mp3 y Ipod son ejemplos excelentes de esta tendencia, relacionados con la oportunidad de crear posibilidades culturales para nosotros, para nuestra satisfacción y ambición, para provocar emociones instantáneas. Estamos hablando de la personalización de la experiencia cultural por el mp3, Ipod y el celular, esta tecnología está completamente integrada en la vida cotidiana de las personas. Pero también tiene sus peligros, el individuo y otro individuo separado es una buena cosa en algunas circunstancias, y en otras hay problemas.

Entonces estoy hablando en general de la Súper Cultura, es un concepto que uso para describir el fenómeno de integrar recursos simbólicos dentro de nuestros perfiles culturales dinámicos, que están cambiando constantemente según las condiciones y experiencias nuevas. Hablo de Súper Cultura porque cada persona tiene la propia. Son grupos y redes de relevancia personal, intrincadas en complejas multiplicidades culturales que tienen roles: promueven el autoentendimiento, el sentido de pertenencia, comunidad, formación de identidades, en tanto que proporcionan oportunidades de desarrollo personal, placer, influencia sociocultural.

Muchos aspectos del poder de este concepto de la Súper Cultura es que existe aparte de la cultura de Chile, la cultura de nuestras familias, la cultura de América Latina. Tiene que ver con todos los recursos disponibles integrados en la conciencia de la persona y sus actos, sus experiencias diarias. En este mundo en el que están pasando muchas cosas, la Súper Cultura tiene que ver con la globalización cultural, la disponibilidad de muchos más recursos culturales que antes. Migraciones y movilidad son dos procesos constantes en los que estamos; la abundancia de recursos simbólicos disponibles que son transmitidos por los medios clásicos, por Internet y también por la tecnología personal.

“Empujón y tirón de cultura”. Brevemente, vamos a entender la Cultura con mayúscula como la Cultura oficial, la cultura dada que recibimos, que incluye la religión, lengua y los aspectos familiares. Es colectiva en general, no es voluntaria, es recibida. Normalmente cambia muy lentamente, porque hay muchas razones para que no cambie, hay intereses para promover el status quo, nos da seguridad, es más o menos cerrada, difícil de entrar y cambiar, forma normas sociales que respetamos, está integrada por muchos componentes. Asociamos la Cultura de empujón con comunidades: la comunidad de chilenos, la comunidad de Santiago, de las regiones, de los barrios.

Normalmente la Cultura es visible, pública, pero por el otro lado tenemos el tirón de la cultura donde personas, individuos o grupos pequeños están sacando sus experiencias y procesos de comunicación, y en ese caso la cultura es con minúscula. Tiene que ver con el individuo, es más voluntaria, la persona tiene las ganas de intentar participar más en la formación de sus experiencias culturales, cambia más rápido, tiene sus riesgos, porque cambiar es siempre un poquito peligroso, es más abierta, es informal, representa no solamente normas sociales pero sí intereses personales, en lugar de corriente es múltiple, fragmentada, en vez de una comunidad grande hay habitantes y redes de relevancia de amigos, de experiencias, de eventos, y entendemos este tipo de cultura en privado.

Cambios culturales contemporáneos. Para finalizar, hace dos semanas estaba caminando por Inglaterra, en la costa sur de Inglaterra, y mientras caminaba captó mi atención un letrero para recluir alumnos para una Universidad, letrero que para mí representa los cambios en que estamos, porque el mensaje significa mucho, dice: ¿comenzando su carrera en medios?. Aquí la lista de los medios: no es televisión, radio, periódicos, no los medios viejos, sino que web, juegos, softwares, animaciones y finalmente televisión, música, cine, propaganda. Esto representa muchos de los cambios culturales, no solamente en la vida cotidiana, también en la imaginación de los educadores ingleses en recluir alumnos interesándose en sus mundos y entender esta expansión del mercado de los medios.

Unas conclusiones. La cultura participativa es una condición natural, somos seres humanos. Necesitamos aprender de los niños, no solamente enseñarles. Cambios culturales sostenibles crecen de abajo, no de arriba. Finalmente, los procesos de comunicación en un contexto determinan cómo nos desarrollamos culturalmente. Obviamente la transformación de todos los aspectos del mundo medial va a influir en el futuro en muchas maneras, y no completamente negativas.

© James Lull